Noticias Generales INDUCIENCIA

Talent Woman 2021


Vuelve Talent Woman 2021, un foro donde el talento y liderazgo femenino son los protagonistas. En formato online, el 11 y 12 de noviembre de 2021

Talent Woman España 2021 está organizado por FYCMA y Talent Network y se trata de un espacio diseñado con el objetivo de que mujeres referentes en profesiones STEAM puedan compartir su experiencia profesional y sean modelos inspiradores para l@s jóvenes.  

Como foro de inspiración, desarrollo y contribución pretende fomentar las vocaciones STEAM (Ciencia, Tecnología, Artes Gráficas, Ingeniería y Matemáticas) entre niñ@s y adolescentes. 

Durante los días 11 y 12 de noviembre en horario lectivo, los inscritos podrán visualizar conferencias de mujeres que lideran, protagonizan y participan en proyectos relacionados con ciencia, ingeniería, tecnología y emprendimiento y sostenibilidad.

Entre las ponentes a destacar, podemos encontrar figuras tan relevantes como la científica Margarita del Val, investigadora del CSIC o la ingeniera Nuria Oliver, una de las mayores expertas en inteligencia artificial. También participarán representantes del talento joven con gran proyección, como Blanca Huergo, que con tan sólo 17 años ha sido la primera mujer en lograr una de las cuatro medallas de oro en la Olimpiada Informática Española 2020 y desarrolla sus estudios de Matemáticas y Ciencias de la Computación en la Universidad Oxford.

Por otro lado, el foro contará con la presencia de grandes expertas en temáticas de actualidad. Será el caso de Silvia Barrera, inspectora de la Policía Nacional y experta en ciberseguridad; así como, Loreto Gutiérrez, primera coronel ingeniera aeronáutica del Ejército del Aire.

Te esperamos en un evento único donde ponentes pioneras y en primera línea de sectores relacionados con las profesiones STEAM compartirán sus experiencias y servirán de inspiración a las generaciones futuras.

 

 

 

Fechas de los Info days del programa Horizonte Europa

 

 

Fechas de los Info days del programa Horizonte Europa

La Comisión Europea ya ha puesto fecha a la primera edición de los info-días de Horizonte Europa, que tendrá lugar del 28 de junio al 9 de julio de 2021.

El evento tendrá una duración de diez días en los que abordarán 9 temas, cada uno con debates exclusivos y sesiones prácticas, dedicadas a un grupo diferente o parte del nuevo programa. Brindando a su vez, la oportunidad de recibir información y de realizar preguntas a los solicitantes y a las partes interesadas.

El CDTI-Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial ha organizado las siguientes jornadas informativas en España.

A continuación están las fechas de los eventos nacionales como europeos, que iremos actualizando.

 

NACIONAL

·         16 Junio Infoday  nacional Inteligencia Artificial, Clúster 4 / Digital

·         28  Junio- Jornada informativa nacional sobre el Clúster 2. Cultura, Creatividad y Sociedad Inclusiva de Horizonte Europa

 

EUROPEOS https://www.horizon-europe-infodays2021.eu/

·         28 June – Infrastructures

·         29 & 30 June – Digital, industry & space (cluster 4 )

·         30 June – Civil security for society (cluster 3 )

·         1 July – Culture, creativity & inclusive society (cluster 2 )

·         1 July – The Marie Skłodowska-Curie Actions: what is new under Horizon Europe

·         2 July – Health (cluster 1 )

·         5 & 6 July – Climate, energy & mobility (cluster 5 )

·         7 & 8 July – Food, bioeconomy, natural resources, agriculture & environment (cluster 6 )

·         9 July – European Research Area (ERA) & Widening

 

Entrevista a Belén del Cerro (CDTI, ILO español en ITER)

1. Desde tu papel en CDTI, como ilo español en ITER y con el conocimiento que tienes del sector, ¿cómo consideras que ha sido la evolución de los últimos 10 años en la IdC especialmente en lo relacionado con ITER?

El retorno acumulado de la industria nacional en Grandes Instalaciones Científicas ha venido experimentando un crecimiento lineal en los últimos años, lo que pone de manifiesto el excelente posicionamiento de nuestras empresas en este sector y esto se ha conseguido en concurrencia competitiva en un mercado altamente tecnológico. Pero además de los impresionantes datos a nivel de volumen de retorno, me gustaría también destacar cómo ha ido incrementándose la calidad tecnológica de los contratos adjudicados, lo que ha permitido a nuestras empresas liderar tecnologías punteras en aceleradores, astronomía y por supuesto en fusión nuclear.

En los últimos 10 años, más del 68% de la contratación en GICs para empresas españolas, se ha conseguido en la contratación adjudicada en el proyecto ITER. En 2020, la industria española batió record de contratación en (ITER) al conseguir más de 40 contratos de un alto valor tecnológico por un importe que ascendió a más de 340 millones de euros; desde la puesta en marcha del proyecto las empresas españolas han obtenido más de 350 contratos en el proyecto ITER por un importe superior a 1.200 millones de euros.

Pero de nuevo, me gustaría resaltar el alto nivel tecnológico de los contratos conseguidos, así por ejemplo nuestras empresas participan en el suministro de los imanes superconductores más grandes del planeta y en componentes tan complejos como la fabricación y ensamblaje de la cámara de vacío , la fabricación de las piezas de primera pared que estarán en contacto con el plasma y actuarán como primera barrera y también están trabajando en la fabricación de diferentes componentes de MITICA que es un prototipo a escala real del inyector de neutros que se utilizará en ITER para calentar el plasma. Además destacan en contratación para diagnósticos e instrumentación y control y también están participando en el proceso de ensamblaje del reactor, destacando los contratos conseguidos para soporte en alineamiento y metrología y ensamblaje del tokamak. Por último en ingeniería civil destaca la participación nacional en el consorcio adjudicatario de la ingeniería de las edificaciones del proyecto y en el soporte al contratista, mientras que en obra civil, la industria nacional participa en la construcción del edificio tokamak (el edificio estrella de ITER), entre otros contratos.

 

2. ¿Cuáles son las diferencias entre F4E e Iter Organization en términos de participación para las empresas españolas? 

na empresa española interesada en participar en el proyecto, tiene que interaccionar con estos dos organismos. F4E (Fusion for Energy) es la agencia ubicada en Barcelona que se ocupa de gestionar la contratación europea establecida (aproximadamente un 45% de la contratación total en construcción), mientras que IO (Iter Organization) es el organismo ubicado en Cadarache, que se ha ocupado del diseño básico, de algunos componentes y que se encargará del ensamblaje de todos los componentes aportados por las 7 partes contribuyentes al proyecto. Desde el punto de vista de una empresa, es importante diferenciar el rol de cada uno y conocer los correspondientes portales industriales, puntos de contacto y procedimientos de compras; así por ejemplo F4E usa los procedimientos de contratación de la UE al ser una agencia cuyos presupuestos dependen de la UE, mientras que IO tiene sus propios procedimientos de compras. También es importante conocer la competición que se va a tener en ambos casos, así por ejemplo en el caso de F4E, las licitaciones están restringidas a empresas europeas, mientras que en el caso de IO pueden presentarse a las oportunidades empresas europeas, chinas, indias, coreanas, japonesas, rusas y americanas.

Lo que es importante transmitir a la industria, es que CDTI ha sido nominado con ILO en estos dos organismos y dispone en muchos casos de información privilegiada que puede ser muy útil y además les puede asesorar en todos los problemas contractuales que puedan surgir y ayudar en la formación de consorcios y preparación de ofertas que es muy compleja sobre todo las primeras veces y especialmente para las pymes.

 

3. ¿Qué es un ILO? Y, en particular, ¿cuál es tu papel como ILO de España en ITER?

El Ministerio de Ciencia e Innovación ha encomendado al CDTI la labor de maximizar el retorno tecnológico e industrial derivado de la contribución española a las Grandes Instalaciones Científicas, y promover que los contratos ejecutados en estas infraestructuras por la industria nacional sean de la mayor relevancia y excelencia técnica posible.

En todas estas infraestructuras, el CDTI ha sido designado como ILO (Industrial Liaison Officer), es decir, como punto de contacto entre la organización internacional y las empresas españolas interesadas en participar en las oportunidades industriales. CDTI, centraliza la red de ILOs nacionales para las Grandes Instalaciones, haciendo difusión de las licitaciones que ofrecen estas instituciones. En su labor de apoyo a las empresas, el CDTI organiza eventos temáticos, ayuda en la formación de consorcios y asesora a las compañías en la presentación de ofertas, dando a conocer las capacidades de la industria nacional (ver “Catálogo de capacidades de la industria nacional en GICs” recientemente editado) y haciendo además seguimiento de los contratos adjudicados a entidades nacionales.

El sector de Big Science se considera estratégico para el CDTI. Por este motivo, este Centro pone a disposición de las empresas interesadas su panoplia de instrumentos con la idea de que desarrollen proyectos tecnológicos que permitan capacitarse de cara a poder optar a contratos futuros en estos organismos.

 

4. ¿Cuál crees que es la causa de éxito de las empresas españolas en ITER? Además, ¿cuáles son las barreras más comunes que se encuentran, y cómo crees que se podrían solventar?

Desde mi punto de vista los factores que más han influido en el éxito de la industria nacional en ITER han sido, la capacitación industrial previa, la participación en etapas tempranas y una buena preparación de la oferta. Paso a explicar con algo más de detalle cada uno de ellos y como han contribuido a eliminar las principales barreras que se encuentran las empresas cuando intentan conseguir contratos en GICs.

En relación a la capacitación industrial previa jugó un papel muy importante la alta involucración de la industria nacional en la construcción del TJ-II del CIEMAT donde la industria española ejecutó más del 70% del proyecto, además las empresas españolas lideraron también tecnologías claves en la construcción del acelerador prototipo IFMIF (gestionado también por CIEMAT), dentro de la fase EVEDA incluida en el Broader Approach; esto demuestra la importancia de nuestro mapa de ICTS en (Instalaciones Científico Técnicas Singulares) en el desarrollo de las capacidades futuras para GICs; por último ha sido también muy significativo en el éxito el desarrollo de proyectos de I+D previos con CDTI y así vemos que muchas de las empresas involucradas hace unos años en los mismos han conseguido hoy ser las líderes de contratación en ITER; tanto la participación en infraestructuras o programas nacionales como el desarrollo de proyectos de I+D permiten a las empresas adquirir conocimiento, desarrollar tecnologías que en un futuro necesitarán, pero sobre todo adquirir referencias previas que serán exigidas para poder presentarse a licitaciones futuras.

Continuando con el siguiente factor, la participación en etapas tempranas, esto ha permitido bien a través de licitaciones de bajo importe o bien a través de “Call for Expertise” a numerosas pymes encontrar una vía sencilla para comenzar a trabajar y conocer directamente el proyecto, además de recurrir a las potenciales opciones de subcontratación por los grandes líderes. Las pymes se enfrentan a importantes barreras de entrada a la hora de participar en un proyecto como ITER, donde el volumen tipo de licitación es normalmente muy grande.

Por último, es clave conocer los procedimientos de compras de cada organismo y preparar una buena oferta; en este sentido es importante la identificación temprana de la oportunidad para poder capacitarse previamente, el conocimiento del ecosistema de fusión nuclear en España, para lo que se puede recurrir a documentos como el catálogo de capacidades de empresas españolas en GICs y la asistencia a eventos sectoriales como los organizados por CDTI, Induciencia , el ITER Business Forum o el Big Science Business Forum para conocer a los actores internacionales y tener contacto directo con los responsables técnicos. Mención especial merece el “Procurement Handbook” editado en el marco del BSBF que permite conocer fácilmente la forma de trabajar, procedimientos, portales industriales y oportunidades en el medio plazo de estas infraestructuras.

 

5. ¿Cuáles son los beneficios de trabajar para una Gran Instalación Científica tipo ITER?

Conseguir una licitación para una Gran Instalación Científica y en particular ITER, es una puerta de entrada para otros muchos sectores que reconocen el sello de excelencia que se debe poseer para conseguir un contrato con estos organismos tan exigentes.

La fusión nuclear formará parte del mix energético futuro, como energía sostenible, segura, no contaminante, prácticamente ilimitada, de gran eficiencia y disponible en cualquier país. Dentro del roadmap de fusión, ITER es la instalación fundamental que permitirá demostrar la viabilidad de la fusión por confinamiento magnético; pero este proyecto, valorado en más de 25000 millones de euros es un first of a kind que supone el desarrollo de numerosas tecnologías en el límite de la ciencia que serán las que en un futuro dominen el mercado de los reactores de fusión. Las empresas que están adquiriendo contratos en estos momentos en ITER, serán las que en un futuro lideren el mercado de la energía de fusión. Pero además en la ejecución de los contratos para ITER, se tendrá acceso al conocimiento y desarrollo de tecnologías de alto valor añadido que podrán ser usadas por la empresa en otros muchos sectores.

 

 

 

 

 

Las actividades de INDUCIENCIA están financiadas por la AEI

 

 

Tecnologías de doble uso

 

Cuando fuimos informados del potencial interés de las empresas (y, eventualmente, otros organismos) con actividad en el sector de la Industria de la Ciencia en conocer en qué medida su actividad internacional podía verse condicionada como consecuencia de la aplicación de la normativa estadounidense en materia de control de fabricación y distribución de productos armamentísticos (ITAR), en particular en materia de productos o tecnologías de doble uso (EAR), y se nos pidió amablemente que redactásemos una nota breve, a ser posible desprovista de referencias técnicas, cuya lectura resultase lo más amena posible para sus destinatarios, nos colocó ciertamente en una difícil posición porque si algo caracteriza a este cuerpo normativo es, precisamente, su carácter eminentemente técnico y particularizado.

Esta particularidad hace muy difícil, por no decir imposible, condensar el contenido de ese cuerpo normativo de forma apta para que cualquier empresa, sea cual sea su actividad y la naturaleza de sus negocios internacionales, pueda determinar, por la mera lectura de esta breve nota, si en efecto puede verse o no afectada en su desenvolvimiento como consecuencia de la aplicación de dicha normativa; pero dada la excelente relación que mantenemos tanto con INDUCIENCIA como con INEUSTAR, y el interés de sus miembros, procuraremos hacerlo posible. Siquiera sea apuntando aquellos principios que consideramos esenciales para adquirir conciencia de tres factores determinantes, como son, primero, la alta probabilidad de que la actividad internacional de las empresas destinatarias de esta información, dada la naturaleza de sus procesos y productos, se encuentre sometida en mayor o menor medida a esta normativa; segundo, las graves consecuencias que pueden derivarse de su infracción; y tercero, la necesidad, más que conveniencia, de implementar un adecuado proceso de control para evitar incurrir de manera inadvertida en una de tales prohibiciones y soslayar así, en el marco de la legalidad, las graves consecuencias de todo orden que lleva aparejada su infracción.

Pues bien. Lo primero que debe advertirse a propósito de esta materia es que la normativa estadounidense, como es evidente, resulta de aplicación exclusiva a sus nacionales, pero lo cierto es que como consecuencia de su infracción los ciudadanos de otros países pueden verse sometidos a estrictas prohibiciones o limitaciones para operar en su territorio, celebrar cualesquiera acuerdos con empresas originarias de, o radicadas en, los EEUU, así como para seguir utilizando en sus procesos y productos tecnología de origen norteamericano. Y de ahí el interés en conocer su alcance y efectos por parte de aquellas empresas que operan habitualmente en ese ámbito, o pueden verse sometidas a una de tales consecuencias indirectas.

Ocurre, no obstante, que buena parte de las empresas que se han dirigido a nosotros para asesorarse en esta materia porque mantenían relaciones comerciales con los EEUU, utilizaban tecnología estadounidense en sus procesos productivos, o mantenían trato habitual con empresas originarias de, o radicadas en, dicho país, desconocían absolutamente que sus actividades de fabricación, exportación, transferencia, mediación o transporte de productos susceptibles de doble uso (EAR) se hallan de por sí sometidas a una normativa propia equivalente a la norteamericana (toda vez que comparte una misma finalidad y responde en buena parte al cumplimiento de unos mismos tratados internacionales de no proliferación) que, a diferencia de ésta, sí les resulta aplicable y cuya eventual infracción puede acarrearles importantes sanciones incluso de orden penal.

Es el caso, a modo de síntesis, del Reglamento CE nº 1334/2000, de 22 de junio, por el que se establece un régimen comunitario de control de las exportaciones y productos y tecnologías de doble uso; el Reglamento UE nº 388/2012, de 19 de abril, por el que se modifica el Reglamento CE nº 428/2009 por el que se establece un régimen comunitario de control de las exportaciones, la transferencia, el corretaje y el tránsito de productos de doble uso; y ya en el ámbito de nuestro país, la Ley 53/2007, de 28 de diciembre, sobre el control del comercio exterior de material de defensa y doble uso; el Real Decreto 679/2014, de 1 de agosto, por el que se aprueba el reglamento de control del comercio exterior de material de defensa y productos y tecnologías de doble uso; la Ley Orgánica 12/1995, de 12 de diciembre, de represión del contrabando; así como por descontado el conjunto normativo encaminado a prevenir el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

Las consecuencias de tan grave desconocimiento ya han tenido reflejo en nuestro país. Nos referimos, en concreto, a lo sucedido no hace mucho a un conocido fabricante de válvulas para el sector petrolífero que, por no incorporar en sus procesos ningún componente o tecnología estadounidense, no realizar exportaciones a EEUU y no mantener tratos con empresas de dicho país, se abstuvo de valorar adecuadamente el riesgo de aceptar un importante pedido de válvulas que, por su particular diámetro y composición de níquel y cromo, así como por tener como destinataria última a una empresa iraní, tenían la consideración de producto de doble uso a efectos comunitarios. El resultado de todo ello, pese a los esfuerzos desplegados por su administrador tras adquirir conciencia de su error, desplazándose en varias ocasiones a los países de destino para intentar recuperar la mercancía, cancelando los demás pedidos del mismo cliente, e implementando procesos internos de control para evitar su reproducción en lo sucesivo, fue tan grave para la empresa como conocido en el sector, pues tanto la empresa como su administrador fueron condenados a penas muy severas por un delito continuado de contrabando con atenuantes. La primera cabe decir no obstante que tuvo suerte, teniendo en cuenta lo que hubiese podido sucederle tras incorporarse al art. 31 Bis del Código Penal la posibilidad de que las personas jurídicas puedan ser declaradas penalmente responsables de la comisión de este tipo de delitos y condenadas por ello incluso a su cierre, pues “sólo” se le impuso una multa de cinco millones de euros y la prohibición de recibir ayudas públicas o contratar con la administración durante un plazo de 7 meses. El segundo, en cambio, no salió tan bien librado en lo personal, pues fue condenado a dos años de prisión y al pago de una multa de tres millones de euros. Y eso, cabe advertir, sin que en este caso pudiese imputarse al administrador más conducta reprensible que la de haber aprobado una determinada exportación a sabiendas de que el destino último del producto era Irán. Imagínese el lector qué hubiese podido suceder en un supuesto más agravado.

Efectuada esta advertencia fundamental, corresponde reiterar aquello que afirmábamos al comienzo de este artículo, es decir, que la normativa EAR tiene por objeto someter a control estricto la fabricación y comercialización de cualesquiera tecnologías, productos y/o componentes en principio de uso civil, pero que por su naturaleza o características son asimismo susceptibles de ser utilizados en el sector armamentístico o nuclear; lo que comprende cualesquiera componentes, materiales o instalaciones nucleares, determinados materiales y equipos especiales o tratamientos de materiales, equipos electrónicos, material informático, aparatos que incorporen determinados sensores y láseres, máquinas, componentes y productos destinados a la navegación y la aeronáutica, así como a la fabricación de sus propulsores, etc.

La casuística es inmensa y el grado de detalle al que debe descenderse para valorar en qué medida nuestro producto o actividad está sujeta a prohibición o condicionada a la previa obtención de licencia, tan minucioso que puede intimidar al empresario más cumplidor, aun cuando ciertamente contribuya a la seguridad jurídica por cuanto unos criterios más genéricos someterían a los operadores a un escenario de indeterminación cuyos límites serían susceptibles de ampliarse o reducirse a criterio, no tanto de la Administración, como del funcionario actuante.

Es por ello que nuestro propósito, necesariamente limitado por cuestiones de espacio, ha de ceñirse en esta ocasión a recordar las preguntas fundamentales a las que ha de responderse con carácter previo a la aceptación de un pedido o celebración de un contrato susceptible de verse afectado por este conjunto normativo; las señales de alarma o banderas rojas a las que cabe atender para evitar vernos implicados en una operación ilícita; las prohibiciones generales que determinan per se la imposibilidad directa de intervenir en la operación o de someterla con carácter subsidiario a licencia o autorización previa de una u otra entidad u organismo gubernativo; así como los sistemas de control de ámbito interno que cabe implementar para evitar incurrir en una de tales conductas de manera inadvertida.

Las preguntas fundamentales que toda empresa debe hacerse con carácter previo al inicio de cualquier proceso de fabricación, exportación, reexportación, actividad o contrato de ámbito internacional de productos o tecnologías susceptibles de doble uso pueden resumirse en cinco: (i) De qué producto o tecnología se trata, para determinar si está o no inicialmente sujeto a EAR. (ii) A dónde va dirigido y cuál será su destino final, para establecer si su último destino radica en un país sujeto a embargo. (iii) Quién lo recibirá, toda vez que la identidad del usuario final puede ser por sí sola determinante de la aplicación de la prohibición de que se trate. (iv) Qué se propone hacer el destinatario último con dicho producto o tecnología, para soslayar la posibilidad de que se le de un uso prohibido. Y (v) Qué más actividades desarrolla dicho destinatario último, para evitar supuestos de contratación, financiación o envíos de productos susceptibles de contribuir a la proliferación de determinado tipo de armamento.

A los efectos de responder a tales preguntas, es importante destacar la inutilidad de seguir la que cabría denominar como “política del avestruz”, es decir, la tentación de abstenerse de efectuar esas preguntas para evitar incomodar al cliente, como sucede las más de las veces, o peor aún, para alegar ignorancia llegado el caso. Porque en esta materia el desconocimiento consciente equivale, a efectos sancionatorios, al pleno conocimiento. Sobre todo en aquellos supuestos en que un ordenado empresario hubiese debido advertir la posibilidad de que su cliente estuviese planificando una desviación ilegal respecto del destino o uso del producto de que se trate a nada que hubiese actuado con una mínima diligencia.

Es por ello que debemos ser muy sensibles y reaccionar inmediatamente ante la aparición de lo que las administraciones concernidas denominan “banderas rojas”, pues una vez que se presentan ya no es posible alegar desconocimiento. Las posibilidades son infinitas, pero es patente que todo empresario debe sospechar cuando en uno de estos supuestos el cliente o mediador tiene poca o ninguna presencia en el sector; o se muestra reacio a ofrecer información sobre el uso final del producto o tecnología de que se trate; o solicita el envío de productos que no guardan relación con su línea de negocio habitual o el nivel técnico del país de destino; o se muestra anormalmente dispuesto a conceder unas condiciones de pago o financiación inhabituales en el sector; o se empeña en pedir un producto cuyas características y funcionalidades evidentemente desconoce; o rechaza los servicios de montaje y puesta en marcha en destino que con carácter general exigen nuestros clientes; o nos proporciona unas fechas de entrega absolutamente vagas o planificadas para destinos separados; o nos indica como destinatario último a una empresa naviera o transportista sin más datos; o nos propone una ruta de envío inusual, un embalaje inadecuado para ese tránsito, u otras condiciones, como pudieran ser escalas en tránsito, de carácter anómalo; etc.

Una vez obtenidas las respuestas a tan fundamentales preguntas (y con mayor motivo ante la aparición de una o más “banderas rojas”), corresponderá verificar si la operación en cuestión se halla o puede hallarse sujeta a una de las diez prohibiciones generales establecidas por la normativa EAR, esto es, la prohibición de exportar o reexportar artículos controlados a países listados, la prohibición de exportar o reexportar productos que incorporen una determinada fracción de contenido estadounidense controlado, la prohibición de exportar o reexportar productos fabricados con tecnología o software de EEUU, la prohibición de participar en operaciones cuyo carácter ilícito les hubiese hecho acreedoras a una orden previa de negación, la prohibición de contribuir a usos o usuarios finales prohibidos, la prohibición de exportar o reexportar a países sometidos a embargo, la prohibición de colaborar en actividades de proliferación, la prohibición de realizar escalas en tránsito en determinados países o de operar con determinadas navieras o aerolíneas, la prohibición de violar cualquier término o condición de necesaria aplicación a pedidos o contratos de determinada naturaleza, así como la prohibición de aceptar la realización de cualesquiera operaciones a sabiendas de que violan, o pueden violar, cualquiera de las anteriores prohibiciones.

La casuística, hemos de reiterar, es tan variopinta como inmensa. Porque, por ejemplo, basta simplemente con una pequeña alteración en el porcentaje de composición de un determinado producto o componente, o con la posibilidad de un uso alternativo para el producto de que se trate, para que el producto o componente en cuestión quede sujeto a una de tales prohibiciones, o pueda comercializarse sin riesgo de sanción, previa autorización o incluso sin ella.

Esta circunstancia hace imprescindible implementar un sistema de control de ámbito interno adaptado a las particularidades de la empresa que posibilite el control de procesos desde la llamada del cliente hasta la entrega del producto en destino, de modo que sea imposible, o cuando menos altamente improbable, la comisión de una grave infracción que, incluso de manera inadvertida, pueda desembocar en un grave perjuicio para la empresa y sus responsables. Perjuicio, dicho sea de paso, que no es posible evitar con una adecuada política de seguros en esta materia por cuanto dicha política preventiva no cabe en materia penal (más allá de la cobertura de fianzas y honorarios profesionales de abogados y procuradores, se entiende).

A tales efectos, es recomendable implantar en nuestra organización un sistema de control de flujos de información y custodia de archivos por capas (secreto, confidencial, de uso restringido y de acceso público) adaptados a las exigencias europeas y estadounidenses en materia de fabricación, exportación e importación de artículos de doble uso, para detectar y evitar posibles focos de conflicto con antelación suficiente, recabar en su caso de la Autoridad o Autoridades competentes la licencia o licencias necesarias para posibilitar nuestra operativa internacional sin riesgo de sanción administrativa y/o condena penal, así como los mecanismos de control necesarios para mantener activo en todo momento el nivel de seguridad aconsejado, incluso por familias de componentes o productos si fuera preciso.

El objetivo radica en establecer un grado adecuado de protección mediante la aplicación de un conjunto equilibrado de medidas de seguridad de naturaleza técnica y física, así como en materia de personal y seguridad documental y sistemas de archivos informáticos, que contribuya a crear un entorno seguro para el manejo de información clasificada en materia de fabricación, exportación e importación de artículos de doble uso, a cuyos efectos será necesario:

1º) Determinar qué artículos, productos o componentes fabricados o comercializados por la Empresa están o pueden estar sujetos a normativa EAR por sus características.

2º) Establecer los factores circunstanciales que incidirán en la elaboración e implementación del Plan de Cumplimiento (tamaño de la Organización, naturaleza estratégica de sus productos, posibles usos finales, posibles usuarios finales, nacionalidad y/o ubicación geográfica de sus sociedades filiales, participadas, colaboradores y clientes, relaciones con socios comerciales, volumen de exportaciones e importaciones, complejidad o simplicidad de sus procesos de exportación; etc.).

3º) Revisar en profundidad la normativa y protocolos corporativos, si existieren, en materia de seguridad de información y documental para determinar en qué medida dicha normativa se ajusta, o precisa ser adaptada, para cumplir los requisitos impuestos por la normativa EAR en materia de:

A) Seguridad Documental (canales de transmisión, almacenamiento, registro, copiado, etc.);

B) Seguridad de Personal (personas que reciben, manejan, gestionan, facilitan, o simplemente acceden a, la información clasificada comprometida);

C) Seguridad Física (medidas implantadas actualmente para prevenir posibles accesos a información clasificada por parte de personal o terceros no autorizados), y

D) Seguridad CIS o Ciberseguridad (medidas implantadas para proteger el sistema de comunicaciones de la Organización para prevenir posibles pérdidas de confidencialidad, integridad y/o disponibilidad, accidental o intencionada, tanto en relación con la información almacenada como en relación con la integridad y disponibilidad de los propios sistemas o canales de información).

Y 4º) Establecer los protocolos necesarios para conseguir un grado adecuado de protección en materia de responsabilidad individual de administradores y directivos, así como de responsabilidad empresarial, civil o penal, en aspectos tales como:

A) Compromisos de Gestión, entre otros, medidas de aseguramiento de la participación activa de la Dirección; dotación de medios personales y materiales; configuración de la nueva cultura corporativa; políticas internas de comunicación; evaluación y aseguramiento de la integridad del programa de cumplimiento; etc.

B) Controles Preventivos para minimizar las vulnerabilidades antes de la entrada de pedidos, tales como gráficos de flujo entrada-salida, seguridad de archivos, advertencias del sistema ante eventuales banderas rojas, pasos o situaciones especialmente vulnerables, controles para evitar el denominado “self-blind” o autocegado, etc.

C) Controles de Procesos que adviertan de eventuales transacciones que requieran una revisión adicional por la concurrencia de factores especiales, tales como clientes desconocidos u otros, programados para detener, retener, reanudar o cancelar las operaciones de que se trate.

D) Auditorías periódicas para detectar y resolver posibles fallas del sistema

E) Solicitud de permisos de exportación para los productos o artículos que así lo requieran.

F) Mantenimiento y seguridad de archivos.

G) Capacitación y formación del personal interviniente para posibilitar el acceso exclusivo a información específica, así como para que todos cuantos intervengan en la cadena productiva conozcan sus responsabilidades; y

H) Evaluación periódica del personal.

Como puede apreciarse, la implementación de un sistema de esta naturaleza va mucho más allá de lo que es habitual en materia de cumplimiento penal y requiere de una inversión específica que en determinados supuestos podrá ser relevante, pero que resulta imprescindible para aquellas empresas que, por la dimensión de sus operaciones o las características de su operativa internacional, pueden verse más afectadas por un episodio de esta naturaleza.

Es por ello que recomendamos encarecidamente a los lectores de este artículo que se detengan un instante a valorar su situación y las necesidades a ella inherentes, en la seguridad de que sólo dotándose de un instrumento de control adaptado a sus particulares características y necesidades en materia de productos y tecnologías de doble uso dispondrán de un entorno seguro para operar en el plano internacional.

 

Raúl Tenés Iturri – Denys Makyeyev (Sunion Calderón García Moreno Abogados S.L.P.)

 
 

Presentaciones de la jornada 'Próximas oportunidades para el sector industrial en IFMIF-Dones

 

jornada20210518

 

El pasado jueves 18 de mayo, tuvo lugar una jornada informativa dirigida a las empresas sobre las 'Próximas oportunidades para el sector industrial en IFMIF-DONES'.

En este evento se abordaron las oportunidades derivadas de las grandes instalaciones científicas en general y las ventanas de colaboración que generará el proyecto IFMIF-DONES en particular.

La jornada fue organizada en el marco del proyecto DONES-PreP por el CIEMAT, la Universidad de Granada (y el proyecto ), INEUSTAR e INDUCIENCIA y el clúster tecnológico OnTech Innovation

Esta jornada puso de manifiesto la importancia clave de la empresa para el proyecto, que necesita de la participación de operadores privados especializados en ámbitos que van desde la edificación y la consultoría hasta áreas científicas y tecnológicas vinculadas con la radiofrecuencia, la construcción de imanes, la megatrónica o la construcción y operación de grúas especializadas.

En los próximos tres años, los trabajos preparatorios vinculados con el acelerador de partículas, la mayor infraestructura científica que aspira a construir España, generarán oportunidades de más de 26 millones de euros para la industria de la Ciencia.

 

Ángel Ibarra, jefe de División de Tecnología de Fusión de CIEMAT y director técnico de IFMIF-DONES, mostró que buena parte de este importe está relacionado directamente con los trabajos desarrollados en el marco del proyecto DONES-PRIME, que incluye la construcción de los primeros laboratorios singulares (Laboratorio de Metales Líquidos y de Radiofrecuencia), entre otros

Moisés Weber, responsable del proyecto DONES-PRIME, explicó que el mercado vinculado con las grandes instalaciones científicas “tiene algunas barreras de entrada debido a la particularidad de los proyectos, pero una vez superadas, es un mercado internacional en pleno crecimiento”, subrayando el “gran potencial” de las empresas españolas y las oportunidades sin precedentes que se abren con esta gran infraestructura.

Por su parte, el proyecto DONES-UGR, tal y como indicó en su intervención el coordinador de la Oficina Técnica de IFMIF-DONES, José Aguilar, activará contratos públicos relacionados directamente con el proyecto de ejecución y construcción del Centro de Investigación DONES-UGR; los servicios de ingeniería (consultorías y asistencias técnicas); la construcción de prototipos necesarios para DONES; y la puesta en marcha del laboratorio de realidad virtual para tareas de manipulación remota en DONES y el laboratorio para el desarrollo de control para LIPAc/DONES.

Erik Fernández, general manager de Ineustar, secretaría general de Induciencia, puso de relieve la importancia estratégica de las empresas, que son las que suministran los elementos necesarios para la puesta en marcha de las grandes instalaciones científicas, relacionadas con la astrofísica, la física de grandes energías (aceleradores) y la fusión nuclear.

Belén del Cerro, representante del Departamento de Grandes Instalaciones Científicas y Programas Duales del CDTI, apuntó que las grandes instalaciones supondrán un mercado directo de casi 40.000 millones de euros en los próximos cuatro años, y explicó que el CDTI pone a disposición de las empresas toda una serie de instrumentos que les permite capacitarse y prepararse para las contrataciones derivadas de estas infraestructuras.

En el evento también participó Javier Díaz, cofundador de Seven Solutions, que ha compartido la trayectoria de su empresa para ilustrar las grandes posibilidades que abren las instalaciones científicas a cualquier compañía. “La industria de la Ciencia es un sector con mucha proyección y mucha tracción”, ha explicado Díaz, que ha indicado que es fundamental que la empresa “no tenga miedo a innovar” y esté dispuesta a capacitarse con tecnologías disruptivas.

La jornada fue inaugurada por el secretario general de OnTech Innovation, Antonio Alcántara, y moderada por el director de relaciones institucionales del clúster, Rafael Padura; y fue clausurada por la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda.

 

NOTA: Pinchando en cada nombre de los ponentes se puede acceder a su presentación

 

La sesión se enmarca en el proyecto DONES Preparatory Phase (DONES-PreP), financiado por el Programa de Investigación y Formación de Euratom 2014-2018, en el que está participando OnTech Innovation.

Las actividades de INDUCIENCIA están financiadas por la Agencia Estatal de Investigación

 

 

EVENTOS

Octubre 2021
L M X J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Las actividades de INDUCIENCIA están financiadas por la Agencia Estatal de Investigación. PTR2020-001162

Miembro del grupo interplataformas de economía circular